Saltar para: Posts [1], Pesquisa [2]

BandaLarga

as autoestradas da informação

BandaLarga

as autoestradas da informação

CARTA PARA FLOR MARÍA Y FAMÍLIA TODA-XIV -Prof Raul Iturra

 

 

 

 

Querida Hermana, o tal vez, diría yo, queridos todos, familia toda.

He comenzado por Hablar de nuestra querida hermana, porque fue un placer hablar con ella ayer. ¡Después de tantos meses de recados, de dimes y diretes! Bien sabemos que la salud está en el cuerpo que muda a través de los tiempos, o para mejor o para peor. En el caso de Flor María, yo diría que es para mejor, porque en el tratamiento que sigue y en las sucesivas atenciones médicas, primero el cuerpo sufre y ese sufrimiento va quedando en la cabeza y es ala mente la que, al final, manda en nosotros: si queremos estar bien, no pensamos mucho en sufrimientos y los aceptamos. Esa aceptación, hace que quedemos curados. Como es el caso de la señora de la imagen, Mamá para unos, en sus tiempos hija y hermana, tía a veces, pero siempre alegre y feliz, sabia en su licenciatura de matemática, lenguas y contabilidad por su universidad Católica de Valparaíso, en donde conoció al hombre que pasó a ser parte de sus sueños, marido más tarde, un 29 de Agosto de 1936, padres de una gran cantidad de hijos, entre los cuales tú, Flor María. Este viernes celebramos su aniversario de matrimonio que, si estuvieran vivos, serían 78 años de matrimonio. Los cincuenta los celebraron en casa, como regalo de hijos, en 1986. Criaron hijos y nietos, todos con buena salud y tan inteligentes como ellos: él era licenciado en ingeniería, ella en matemáticas y lenguas.

Hay coincidencias en la vida que nos hacen pensar que la vida es un carrusel. Pocos meses antes del día de su matrimonio, estuvo internada en un hospital llamado Peña Blanca, especialista para quienes tienen una infección al pulmón. Ella, como tú, tenía una pequeña sombra en el lado derecho de la pleura que, con calma y reposo y mucha comida, especialmente vegetales en ensalada y carne roja, curó en dos meses. Como todos esperamos que acontezca contigo. Ella tenía veinte y cinco años, tú, hoy en día, cuarenta más, lo que demora la curación. Pero consiguió de tal manera, que apareció esta foto en los periódicos, que un nieto de ella y ahijado, encontró, nuestro magister en Antropología de la Educación, Pablo Solís Iturra y nos la ofreció. Para ésta celebración especial: el aniversario de matrimonio y tu curación.

No tengo ninguna duda que los remilgos de la medicina de hoy, harán en tu cuerpo los milagros que la pobre medicina de esos tiempos, fue capaz de hacer: una cura total. Ella tenía un objetivo: su matrimonio ya con fecha fija y convites enviados y su enamorado, el Ingeniero que la amaba más que a su vida. Peña Blanca ha sido un lugar de encuentro de madre e hija, con la colaboración y cuidados de toda la familia.

En breve, Flor María estarás como ella y nosotros felices porque la coincidencia de hospital y malestares pulmonares, se han juntado en este 29 de agosto de 2014. A ella la esperaba un futuro que se llenó de hijos y nietos y biznietos hasta sus noventa y un años. A ti te esperan hijos, nietos y bisnietos que hacen de tu vida una felicidad, como fue la felicidad de ella, que nunca perdió el buen humor, como tú no lo pierdes. Durante varios meses, Florentina María Redondo, mira como hasta los nombres coinciden, se cansaba como tú, Después, su deber con sus descendientes la hicieron olvidar y la mente dominó el cuerpo y el miedo a una enfermedad incurable.

Este mes celebramos el aniversario de muchos bisnietos de ella, tantos casi, como los que tienes tú y los que vendrán. No podemos conmemorar solo un aniversario de matrimonio, conmemoramos también tu paciencia y la de tus hijos, nietos, biznietos, de tus hermanos y cuñados, valga el género para también pensar en las hermanas, cuñadas y nueras, nietos y nietas.

Que este 29 sea una fiesta de felicidad porque Peña Blanca ha jugado un papel importante en vuestras mentes y cuerpos.

Ese recuerdo de dos que se unieron para siempre, sea la metáfora de la unión del cuerpo con el alma de dos mujeres de la misma familia que un día tuvieron miedo, pero las dos mejoraron con el mismo nombre: Florentina María de Iturra y Flor María Iturra.

No soy hombre de fe, pero sí de alegrías. Este viernes, sesta feria en Portugal, será el día de la mejor fiesta: dos flores se juntan para recordar con las notas del hermano mayor.

Que vuestra divinidad, que si es vuestra, también es mía por respeto, os de la mejor de las alegrías: la salud del alma y del cuerpo

Raúl Iturra, 29 de Agosto de 2014.

lautaro@netcabo.pt

O LENTO ARREBITAR DE UMA SENHORA QUE É IRMÃ, MÃE E AVÓ - Prof Raul Iturra

 

 

 

Tinha escrito o texto en castelhano para a nosso blogue Pavana para una hermana que resucitó, en http://bandalargablogue.blogs.sapo.pt/pavana-para-una-hermana-que-resucito-1057119

A nossa aflição era grande. Ora acordada, ora inconsciente. Consegui falar com ela meio segundo ao telefone. A sua voz desfalecia. No meio das Festas Pátria do seu país, cinco dias de dança, comidas, bebidas, jogos. Não há quem trate um doente. São dias de família, nem doenças nem trabalho: toca divertir-se para quem o consegue.

Quem arrebita lentamente, nem tempo tem para reparar que a pavana, a cueca, dança popular e não peça de roupa intima em outras línguas e costumes, a resbalosa estão a ser dançadas ao ar livre.

A luta é outra, é o vírus que entra por todo o corpo, que encurta os pulmões, não permite os rins funcionar, o coração palpita duramente para salvar um corpo atacado por uma infanteria que não aceita nem balas em baionetas, onde as espingardas disparadas são tiros de foguete que não ferem ninguém. Apenas à pessoa que a sofre e que nem sabe que o mundo bailoteia enquanto o seu encolhido corpo luta. Filhos, noras, filhas, genros, netos e netas, irmãos e irmãs, param o seu próprio divertimento porque vê um sofrimento perto de si. Sofrimento que toca o malfadado corpo e em contágio emotivo, o corpo e as emoções dos que a rodeiam. Nem são tantos, é um pequeno grupo porque as leis estão feitas que para nascer, nascemos sós, e para entrar na eternidade, sem companhia nenhuma: o corpo encolhido em sinal de humilhação para se ser perdoado pelo tipo de vida que tenha tocado viver, as mãos estendidas em sinal de oração e arrependimento, voando pelos sonhos de la pavana, cueca e resbalosa que um dia se dançou.

A imagem e terrorífica. Os que querem ai estar, não lhes é permitido. A solidão das solidões.

Como analista, tentei falar com a antiga arrogante, alta e esguia dançarina que e tempos tinha sido. Os parentes sabem a história mas toca seguir adiante a desafiar a parca que ronda um corpo un corpo que um dia foi a delícia de toda uma população, grande ou pequena, que batia palmas como sinos em arrebato e acompanham a alma e o ser de quem sofre e que um dia foi o prazer de teatros cheios de pessoas. Como uma Maria Callas, que ainda canta nos discos, mas que foi-se embora só nos seus 53 anos.

Ora bem, há duas alternativas: a humilhação já falada, ou o pensamento positivo que arrebita a quem toma conta da pessoa doente e dá sinais positivos de ânimo ara que as tropas de vírus no avancem e invadam o corpo esguios que em sonhos ainda dança, com Callas, que não dormia para rememorar seus 20 anos de gloria y palmas a bater até ficarem vermelhas.

E o que se vê nesta mãe quando os sedativos a descansam e dorme como um anjo enquanto avança na Pavana do seu imaginário. Os que estão fora não vem esta ensonação e pensam que descansa enquanto a sua mente trabalha sem pestanejar para não sair do sono que repara mais e melhor, que o oxigénio, as diálises, os comprimidos. Dança de olhos azuis, cabelo louro e cumprido, a pé nu, o corpo vestido em tules brancos como Isidora Duncan, um vento percorre ao pé dela e faz da túnica una pintura que ni Rembrandt nem Goya ou Picasso, teriam imaginado. O Rodin ou Camille Claudel, esculpido.

Parecia de comprimido, mas era a sua forte imaginação e o seu prazer pela dança, o que demorava esse arrebitar. Enquanto menos mexer, mais Baloma- alma das pessoas para os nativos do arquipélago Kiriwina flutuava pela sua ensonação. Nem o Cisne Negro de Tchaikovsky tinha as dotes, o don, a dádiva da Duncan nos sonhos da doente, que demorava a sua curação para dançar mais.

Não me desespero, não se desesperam: é uma Isolda à espera do seu Tristão. As setas inflamadas não atingem a canoa e vai mar adentro em procura do repouso e serenidade.

Filhos, irmãos, netos, que Duncan ensone para se curar. É um lento arrebitar, mas é uma Pavana que restabelece. Com os santos padroeiros enumerados nesta página. Flor María está lentamente a ressuscitar. O cisne Negro, já príncipe, a espera junto com Tristão.

Amém.

Raúl Iturra

Domingo 21 de Setembro de 2014

lautaro@netcabo.pt

                                  

La resbalosa

 

 

 

 

 

 

 

 

PAVANA PARA UNA HERMANA QUE RESUCITÓ

 

Danza española, grave y seria y de movimientos pausados.

Fuente: http://lema.rae.es/drae/?val=hermano

Para Flor María

Como todo el mundo debe saber, en estos días se celebra la independencia de la República de Chile. Han sido 204 años de construcción de un Estado que ha pasado por altos y bajos. Fue el día 18 de septiembre de 1810, que el Conde de la Conquista, D. Mateo de Toro y Zambrano, gobernador del Reino de Chile, llamó a las familia más numerosa e de más bienes en la capital, Santiago, y declaró que el Rey Borbón era un prisionero de Napoleón y en su lugar había colocado a su hermano Luís como monarca de la Península y sus colonias. Una de ellas era Chile y testimonió que no reconocía al rey provisorio, que no teníamos quien nos gobernara y por lo tanto ofrecía el bastón del mando a quien el Cabildo o Junta que Gobernaba las ciudades, escogido entre los más sabios y adinerados del país. Como era una reunión abierta, hubo muchos discursos, sobresaliendo de la familia patricia Carrera y Verdugo, los más inflamados. El Cabildo decidió formar una junta de gobierno, presidida por Don Mateo.


De esta forma, todas las autoridades españolas fueron destituidas al formarse la primera junta nacional de gobierno, comenzando a funcionar el principio de soberanía del pueblo, el cual da inicio al período conocido como la Patria Vieja, que abarca desde el año 1810 hasta 1814.

Fue el primer gobierno de un Chile libre. El resto es historia, a la que remeto al lector, que puede comenzar por: http://es.wikipedia.org/wiki/Primera_Junta_Nacional_de_Gobierno_de_Chile#Miembros_de_la_Primera_Junta_de_Gobierno

He dejado las ligaciones para otras fuentes, escritas en azul.

Desde aquel día, nunca se ha dejado de celebrar ese día como el día nacional, fuera dentro del territorio o fuera del mismo, porque el Cabildo Abierto no garantía la libertad al nuevo Estado declarado independiente, como refiero en mi texto del 14 de Septiembre, que puede ser leído en mhtml: file://C:\Documents and Settings\raul\Ambiente de trabalho\OS HERÓIS DO CHILE - Prof Raul Iturra - BandaLarga.mht! http://bandalargablogue.blogs.sapo.pt/os-herois-do-chile-prof-raul-iturra-1054627 o en http://bandalargablogue.blogs.sapo.pt/search?q=Raul+Iturra Fue necesario entrar en guerra abierta con la monarquía española que pretendía recuperar los tesoros de las antiguas colonias y ser ricos otra vez. La idea de libertad circulaba desde la Revolución Francesa en 1789-90. Todos los pueblos sometidos tenían la ideología de ser libres, y libres quedaron desde 1818 en Chile y los otros estados, todos a seguir, hasta la revolución de Simón Bolívar en Colombia, que acabó con toda y cualquier sumisión en 1816, tratando de juntar todos los estados libres en un Gran Estado Colombiano en 1826, pero fracasó. Solo Venezuela adhirió y es denominada hoy en día La Republica Bolivariana de Venezuela.

La lucho por la libertad, es dura y fratricida, llena de desmayos y alegrías.

Fue lo que aconteció con una de las cinco hermanos que analizo en el texto anterior a éste: Los cinco hermanos, que se puede leer en http://bandalargablogue.blogs.sapo.pt/los-cinco-hermanos-prof-raul-iturra-1056443

Los virus de toda índole entraron durante meses al cuerpo de la segunda hermana, que iba muriendo un poco cada día. Virus, los soldados que invaden un estado llamado cuerpo y lo va paralizando. El 18 de septiembre parecía que iba a ser celebrado de forma expatriada, como la de los libertadores entre 1814-1818, hasta ser conmemorado desde el 22 de febrero de 1822, siempre en Chile. El estado era lamentable, los ejércitos cansados, pero los héroes de la libertad nunca se desanimaron, y entre equipos médicos o grupos de asalto, el exceso de enemigos fueron siendo aniquilados, hasta el día en que la autonomía fue alcanzada. Fue casi un milagro. Los el ejército de médicos con sus bayonetas llamadas diálisis y otros nombres que solo ellos conocían, con mucho oxígeno y comida, con calma y serenidad, con cuidados de soldados llamados hijos, nietos, nueras, consuegra, amiga, hermana, tía, la alegría de uno que la tiene a su cargo, obraron el milagro de la libertad de colonia de gérmenes, partes de la geografía del cuerpo sitiada, huyeran despavoridos como Osorio capituló frente a los libertadores O’Higgins y el Rio Platense José de San Martín en 1818. La tierra estaba preparada, la cremación sería este 18 de septiembre de 2014. Pero si O’Higgins y San Martín dieron gracias a la Virgen del Carmen y la proclamaron Reina de Chile, el batallón especializado del campamento Peña blanca operó el milagro y Santa Tecla bendita, hizo el resto. Este 18 de septiembre será en el fuego de la casa en que vive y una Pavana, danzada en su nombre. Pavanas que ella enseñaba a sus estudiantes de danza flamenca, entre pintura y pintura de cuadros que creó. El primo Gonzalo fue el más entallada y con su madre de cierta edad, nunca la dejaron, como Santa Mirta y su teléfono y la virgen del Carmen, llamada también Santa Blanca Isabel y su diputada, Santa Cintia. A la cama ofrecida por el hijo menor, Cristián Andrés, es que va a ahora a reponerse mientras los médicos Orlando Raúl y María Antonieta le ofrecen lo tradicional en estos días: empanadas con vasos de agua, poca, pero que restablece.

A danzar Pavana mujer, porque la Cueca no es para éstos día y que en portugués significa ropa interior.

Agradezco a Santa Tecla por este milagro, no total aun, pero que día a día precisará de un santuario, con monaguillos Pablo, María de los Ángeles y la sana paciencia de Santa Mirta que durante año y medio, encorraló los atacantes del cuerpo sitiado. Y con la Virgen del Carmen o Santa Blanca, ganaron la batalla.

Todos felices, a danzar, mientras Flor María tiene un largo proceso de mantener el cuerpo sano, con la batalla ganada.

Ángel Redondo

18 de septiembre, desde la Bolivariana villa Parede en Portugal

lautaro@netcabo.pt

Esta es la continuación del texto en que analizo Los cinco hermanos. Si alguien se me ha escapado, pido disculpas, pero la mejoría está ahí y saber perdonar, mata soldados encasquetados llamados virus, que causan tanta alegría, que el escritor se entontece.

 

LAS TRES HERMANAS Y EL CUARTO MANDAMIENTO - Prof Raul Iturra

 

No tenían nada especial, excepto a su hermosura y camaradería. Eran tan cuidadosas una con la otra, que ni me atrevo a poner imágenes para no me engañar.

De su hermosura, ni voy a hablar, porque desde muy jóvenes tenían muchos enamorados, desde la época de su pubertad. Los dos hermanos que tenían, se preocupaban mucho de que no fueran a ser seguidas por sus amigos, o seducidas por alguno de ellos. Parecía un cuidado enfermizo, él de éstos dos. Pero por mucho que las cuidaran, los rapases púberes les paseaban la cuadra y les tiraban flores por la ventana, que ellas ponían en jarras con agua para que no se fueran a secar tanta prenda de afecto con que eran rodeadas.

Pero el tiempo pasa y los hermanos también tenían sus quebrantos por niñas de su edad, a las que enamoraban. Sus seducciones los mantenían ocupados y las hermanas podían enamorar a su real antojo: no había tiempo para enamorar y guardar hermanas.

Cuando los años pasan, los más jóvenes crecen y comienzan a tomar en serio los galanteos de los más bonitos, con más recursos y más elegantes.

Fue así que ellas se dedicaron a la corte de los mejores y se vestían de la forma más elegante para enamorarlos, aun cuando ellos enamorados ya estaban. Si no lo estuvieran, no les pasearían la cuadra.

Pero el destino les enseñó que ni el dinero ni la hermosura, hacía de ellos galanes serios. Había algo másast

Que comenzaron a entender: el afecto, los sentimientos, enamorarse. Pensando que enamorarse era entregar al otro la profundidad de los afectos. ¿Qué era afecto, entonces? No solo gustar y besarse, era dar el corazón al rapaz amado con profundidad y cariño, siendo el cariño tomar cuidado de la felicidad de la pareja que en le vida iban encontrando.

Las tres hermanas no podían ser más diferentes. El reír juntos, darse la mano cuando paseaban, presentarlos a la familia para aprobación de sus padres, mostrar que no había disgusto entre ellos y que si apareciera alguno, saber cómo resolverlos sin preguntar a sus adultos. Porque el amor enseña que los malos entendidos no son para contarlos, son para resolverlos en conversaciones serias y de a dos. Tal vez preguntar a los hermanos como era un hombre cuando se disgustaba. Cada una escogió uno diferente y otra, ninguno para consejos.

La parte más delicada era cuando el cuerpo temblaba porque la libido funcionaba entre jóvenes que se amaban y el deseo de ir para la cama y sentir el placer de un cuerpo desnudo que penetraba al otro, no era para desdeñar.

Las tres hermanas actuaban de forma diferente por causa de la libido. Hay la libido de amores transitorios que dura el tiempo en que el placer dura. Solo deja el recuerdo. Allí no hay amor de entrega, hay placer egoísta en que se desea, hasta que un cuerpo se cansa del otro porque no ve un futuro.

Las que yo conocí pasaron por varias aventuras antes de reparar que había un fututo con uno de los seductores. Ese futuro aparece cuando se trazan planes juntos, se reúne dinero para organizar una casa y permite tiempo de estudio para pasar a ser personas académicas que sabían que en casa estaba la persona que aseguraba la vida profesional con ideas y colocando la libido de lado porque el fututo es un hecho serio en la vida. Ese futuro no es la satisfacción del deseo, que se aprende con el correr del tiempo, es la construcción de un hogar en donde los resultados de la libido, los bebés, tienen lugar y juntos los cuida, los enseñan y se apoyan en lo que se debe hacer para qué sean personas serias e inteligentes. Educación que o retira el afecto entre los ya ahora padres para usar ese tiempo en la educación de los descendientes y en los trabajos fuera de casa para construir su vida personal. Ni la seducción de la adolescencia ni la libido de media hora, indican un camino para la construcción de un hogar. Es ese entendimiento sin palabras, que se comunica con un mirar y una pizcadela de ojos, nunca por tras del niño/niña que se educa, que hacen ese futuro del hogar.

Conocí estas tres hermanas en mis eternos trabajos de campo y a sus hermanos: uno tenía tiempo para oír, el otro en sus devaneos esotéricos del deseo, solo sabía enamorar extramaritalmente, hechos de la vida que acontece hasta en las más antiguas familias, que se saben perdonar porque aman.

Mucho habría que decir de la tres hermanas. El tiempo no lo permite, excepto decir que se cuidaban entre ellas, como habían aprendido de su madre y de las hermanas de ella. He observado entre las tres un apoyo que raramente se encuentra, en donde el pasado queda para los libros de historia, asunto para enseñar a sus descendientes, duros como el cemento si una de ellas no los supo formar porque no ha habido, hasta ahora, escuela de padres.

Fue una experiencia que me ha enseñado en la vida para ser un mejor papá, el ejemplo de las tres hermanas que han criado su prole de formas diferentes: hay la que es mamá de todos sus hijos, nietos y biznietos, hay la que no supo ser mamá, y en que los hijos no saben ser el fruto de un amor que se iba con el viento. Y hay la que hace de los sobrinos e hijos, hijos suyos también, incluyendo a los hermanos más quisquillosos.

Apenas una idea: el tiempo no pasa en vano y los hijos que recen y se casan y descasan para casar otra vez, deben, no debían, deben entender que eso les aconteció a sus padres, es lo que les acontece a ellos. No por huir de madres a quién nadie enseñó, mejoran su catadura; adultos ya, los padres son los que nos han dado la vida entre hechos y desechos, como pasa con ellos ahora. No es dejando la madre que no sabía entre médicos o familiares, que mejoran su forma de amar o a su pareja o a sus antecesores.

Como escritor, soy cristiano porque nací en el occidente y no en el oriente. Como cristiano, solo puedo decir que mis padres son my prójimo y que amar al prójimo, es lo que Cristo nos enseñó. No puedo divertirme si ese prójimo sufre porque nadie haberle enseñad a ser, en este caso, mamá. Las mamás duran un pestañear y entregarlo a otros para que la cuiden, es la grave falta del cuarto mandamiento de nuestra forma de ser occidental. Si no lo asumimos, no es que pequemos: eso es historia. Es otra cosa: si no lo aprendemos, tendremos el mismo fin de una de la tres hermanas que conocí: vejez sola y triste.

Feliz con las mías y con las hermanas que han sabido perdonar a los hijos que no supieron criar: ¿quién les enseñó? ¿La tercera persona de la divinidad, el Espíritu Santo que se entremete en todo y nunca es verdad? Dejar que los niños vengan mí, dejar que los padres hagan cómo entienden. Seremos más felices en nuestro amor, si entendemos. La mamá está ahí: hay que amarla para que todos sepamos lo que es el amor y seamos felices. Amemos, para ser amados. Olvidemos, para no ser viejos tristes, de matrimonio en matrimonio, sin ninguno durar. El cuarto mandamiento pide dulzura y paz.

Raúl Iturra

24 de julio de 2014

Parede, Concelho de Cascais, Portugal

lautaro@netcabo.pt