Saltar para: Post [1], Comentar [2], Pesquisa e Arquivos [3]

BandaLarga

as autoestradas da informação

BandaLarga

as autoestradas da informação

CARTA PARA FLOR MARÍA Y FAMÍLIA TODA-XIV -Prof Raul Iturra

 

 

 

 

Querida Hermana, o tal vez, diría yo, queridos todos, familia toda.

He comenzado por Hablar de nuestra querida hermana, porque fue un placer hablar con ella ayer. ¡Después de tantos meses de recados, de dimes y diretes! Bien sabemos que la salud está en el cuerpo que muda a través de los tiempos, o para mejor o para peor. En el caso de Flor María, yo diría que es para mejor, porque en el tratamiento que sigue y en las sucesivas atenciones médicas, primero el cuerpo sufre y ese sufrimiento va quedando en la cabeza y es ala mente la que, al final, manda en nosotros: si queremos estar bien, no pensamos mucho en sufrimientos y los aceptamos. Esa aceptación, hace que quedemos curados. Como es el caso de la señora de la imagen, Mamá para unos, en sus tiempos hija y hermana, tía a veces, pero siempre alegre y feliz, sabia en su licenciatura de matemática, lenguas y contabilidad por su universidad Católica de Valparaíso, en donde conoció al hombre que pasó a ser parte de sus sueños, marido más tarde, un 29 de Agosto de 1936, padres de una gran cantidad de hijos, entre los cuales tú, Flor María. Este viernes celebramos su aniversario de matrimonio que, si estuvieran vivos, serían 78 años de matrimonio. Los cincuenta los celebraron en casa, como regalo de hijos, en 1986. Criaron hijos y nietos, todos con buena salud y tan inteligentes como ellos: él era licenciado en ingeniería, ella en matemáticas y lenguas.

Hay coincidencias en la vida que nos hacen pensar que la vida es un carrusel. Pocos meses antes del día de su matrimonio, estuvo internada en un hospital llamado Peña Blanca, especialista para quienes tienen una infección al pulmón. Ella, como tú, tenía una pequeña sombra en el lado derecho de la pleura que, con calma y reposo y mucha comida, especialmente vegetales en ensalada y carne roja, curó en dos meses. Como todos esperamos que acontezca contigo. Ella tenía veinte y cinco años, tú, hoy en día, cuarenta más, lo que demora la curación. Pero consiguió de tal manera, que apareció esta foto en los periódicos, que un nieto de ella y ahijado, encontró, nuestro magister en Antropología de la Educación, Pablo Solís Iturra y nos la ofreció. Para ésta celebración especial: el aniversario de matrimonio y tu curación.

No tengo ninguna duda que los remilgos de la medicina de hoy, harán en tu cuerpo los milagros que la pobre medicina de esos tiempos, fue capaz de hacer: una cura total. Ella tenía un objetivo: su matrimonio ya con fecha fija y convites enviados y su enamorado, el Ingeniero que la amaba más que a su vida. Peña Blanca ha sido un lugar de encuentro de madre e hija, con la colaboración y cuidados de toda la familia.

En breve, Flor María estarás como ella y nosotros felices porque la coincidencia de hospital y malestares pulmonares, se han juntado en este 29 de agosto de 2014. A ella la esperaba un futuro que se llenó de hijos y nietos y biznietos hasta sus noventa y un años. A ti te esperan hijos, nietos y bisnietos que hacen de tu vida una felicidad, como fue la felicidad de ella, que nunca perdió el buen humor, como tú no lo pierdes. Durante varios meses, Florentina María Redondo, mira como hasta los nombres coinciden, se cansaba como tú, Después, su deber con sus descendientes la hicieron olvidar y la mente dominó el cuerpo y el miedo a una enfermedad incurable.

Este mes celebramos el aniversario de muchos bisnietos de ella, tantos casi, como los que tienes tú y los que vendrán. No podemos conmemorar solo un aniversario de matrimonio, conmemoramos también tu paciencia y la de tus hijos, nietos, biznietos, de tus hermanos y cuñados, valga el género para también pensar en las hermanas, cuñadas y nueras, nietos y nietas.

Que este 29 sea una fiesta de felicidad porque Peña Blanca ha jugado un papel importante en vuestras mentes y cuerpos.

Ese recuerdo de dos que se unieron para siempre, sea la metáfora de la unión del cuerpo con el alma de dos mujeres de la misma familia que un día tuvieron miedo, pero las dos mejoraron con el mismo nombre: Florentina María de Iturra y Flor María Iturra.

No soy hombre de fe, pero sí de alegrías. Este viernes, sesta feria en Portugal, será el día de la mejor fiesta: dos flores se juntan para recordar con las notas del hermano mayor.

Que vuestra divinidad, que si es vuestra, también es mía por respeto, os de la mejor de las alegrías: la salud del alma y del cuerpo

Raúl Iturra, 29 de Agosto de 2014.

lautaro@netcabo.pt

Comentar:

CorretorEmoji

Se preenchido, o e-mail é usado apenas para notificação de respostas.

Este blog tem comentários moderados.

Este blog optou por gravar os IPs de quem comenta os seus posts.